Guías Homiléticas
 10 abril / DOMINGO DE RAMOS
/ Procesión: Lc 19, 28-40 Misa: Is 50, 4-7 / Sal 21, 8-9.17-18a.19-20.23-24 / Flp 2, 6-11 / Lc 22, 14−23, 56 
Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 22, 14–23, 56
 

C. Cuando llegó la hora, Jesús se sentó a la mesa y los apóstoles con Él y les dijo: • Ardientemente he deseado comer esta Pascua con ustedes, antes de padecer, porque les digo que ya no la volveré a comer hasta que se cumpla en el Reino de Dios. C. Y, tomando un cáliz, después de pronunciar la acción de gracias, dijo: • Tomen esto, repártanlo entre ustedes; porque les digo que no beberé desde ahora del fruto de la vid hasta que venga el Reino de Dios. C. Y, tomando pan, después de pronunciar la acción de gracias, lo partió y se lo dio diciendo: • Esto es mi cuerpo, que se entrega por ustedes; hagan esto en memoria mía. C. Después de cenar, hizo lo mismo con el cáliz diciendo: • Este cáliz es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por ustedes. Pero miren: la mano del que me entrega está conmigo, en la mesa. Porque el Hijo del hombre se va, según lo establecido; pero ¡ay de aquel hombre por quien es entregado! C. Ellos empezaron a preguntarse unos a otros sobre quién de ellos podía ser el que iba a hacer eso. Se produjo también un altercado a propósito de quién de ellos debía ser tenido como el mayor. Pero Él les dijo: • Los reyes de las naciones las dominan, y los que ejercen la autoridad se hacen llamar bienhechores. Ustedes no hagan así, sino que el mayor entre ustedes se ha de hacer como el menor, y el que gobierna, como el que sirve. Porque ¿quién es más, el que está a la mesa o el que sirve? ¿Verdad que el que está a la mesa? Pues yo estoy en medio de ustedes como el que sirve. Ustedes son los que han perseverado conmigo en mis pruebas, y yo preparo para ustedes el Reino como me lo preparó mi Padre a mí, de forma que coman y beban a mi mesa en mi Reino, y se sienten en tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. Simón, Simón, mira que Satanás los ha reclamado para cribarlos como trigo. Pero yo he pedido por ti, para que tu fe no se apague. Y tú, cuando te hayas convertido, confirma a tus hermanos.

C. Él le dijo: S. Señor, contigo estoy dispuesto a ir incluso a la cárcel y a la muerte. C. Pero Él le dijo: • Te digo, Pedro, que no cantará hoy el gallo antes de que tres veces hayas negado conocerme. C. Y les dijo: • Cuando los envié sin bolsa, ni alforja, ni sandalias, ¿les faltó algo? C. Dijeron: S. Nada. C. Jesús añadió: • Pero ahora, el que tenga bolsa, que la lleve consigo, y lo mismo la alforja; y el que no tenga espada, que venda su manto y compre una. Porque les digo que es necesario que se cumpla en mí lo que está escrito: “Fue contado entre los pecadores”, pues lo que se refiere a mí toca a su fin. C. Ellos dijeron: S. Señor, aquí hay dos espadas. C. Él les dijo: • Basta. C. Salió y se encaminó, como de costumbre, al monte de los Olivos, y lo siguieron los discípulos. Al llegar al sitio, les dijo: • Oren, para no caer en tentación. C. Y se apartó de ellos como a un tiro de piedra y, arrodillado, oraba diciendo: • Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya. C. Y se le apareció un ángel del cielo, que lo confortaba. En medio de su angustia, oraba con más intensidad. Y le entró un sudor que caía hasta el suelo como si fueran gotas espesas de sangre. Y, levantándose de la oración, fue hacia sus discípulos, los encontró dormidos por la tristeza, y les dijo: • ¿Por qué duermen? Levántense y oren, para no caer en tentación. C. Todavía estaba hablando, cuando apareció una turba; iba a la cabeza el llamado Judas, uno de los Doce. Y se acercó a besar a Jesús. Jesús le dijo: • Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del hombre? C. Viendo los que estaban con Él lo que iba a pasar, dijeron: S. Señor, ¿herimos con la espada? C. Y uno de ellos hirió al criado del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha. Jesús intervino diciendo: • Déjenlo, basta. C. Y, tocándole la oreja, lo curó. Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los oficiales del Templo, y a los ancianos que habían venido contra Él: • ¿Han salido con espadas y palos como en busca de un bandido? Estando a diario en el Templo con ustedes, no me prendieron. Pero esta es su hora y la del poder de las tinieblas. C. Después de prenderlo, se lo llevaron y lo hicieron entrar en casa del sumo sacerdote. Pedro lo seguía desde lejos. Ellos encendieron fuego • 222 • Domingo 10 en medio del patio, se sentaron alrededor, y Pedro estaba sentado entre ellos. Al verlo una criada sentado junto a la lumbre, se quedó mirándolo y dijo: S. También este estaba con Él. C. Pero él lo negó diciendo: S. No lo conozco, mujer. C. Poco después, lo vio otro y le dijo: S. Tú también eres uno de ellos. C. Pero Pedro replicó: S. Hombre, no lo soy. C. Y pasada cosa de una hora, otro insistía diciendo: S. Sin duda, este también estaba con Él, porque es galileo.

C. Pedro dijo: S. Hombre, no sé de qué me hablas. C. Y enseguida, estando todavía él hablando, cantó un gallo. El Señor, volviéndose, le echó una mirada a Pedro, y Pedro se acordó de la palabra que el Señor le había dicho: “Antes de que cante hoy el gallo, me negarás tres veces”. Y, saliendo, lloró amargamente. Y los hombres que tenían preso a Jesús se burlaban de Él, dándole golpes. Y, tapándole la cara, le preguntaban diciendo: S. Haz de profeta: ¿quién te ha pegado? C. E, insultándolo, proferían contra Él otras muchas cosas. Cuando se hizo de día, se reunieron los ancianos del pueblo, con los jefes de los sacerdotes y los escribas; lo condujeron ante su sanedrín, y le dijeron: S. Si tú eres el Mesías, dínoslo. C. Él les dijo: • Si se lo digo, no lo van a creer; y si les pregunto, no me van a responder. Pero, desde ahora, el Hijo del hombre estará sentado a la derecha del poder de Dios. C. Dijeron todos: S. Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios? C. Él les dijo: • Ustedes lo dicen, yo lo soy. C. Ellos dijeron: S. ¿Qué necesidad tenemos ya de testimonios? Nosotros mismos lo hemos oído de su boca. C. Y levantándose toda la asamblea, lo llevaron a presencia de Pilato. Y se pusieron a acusarlo diciendo: S. Hemos encontrado que este anda amotinando a nuestra nación, y oponiéndose a que se paguen tributos al César, y diciendo que Él es el Mesías rey. C. Pilato le preguntó: S. ¿Eres tú el rey de los judíos? C. Él le responde: • Tú lo dices. C. Pilato dijo a los sumos sacerdotes y a la gente: S. No encuentro ninguna culpa en este hombre.

C. Pero ellos insistían con más fuerza, diciendo: • 223 • Domingo 10 S. Instiga al pueblo enseñando por toda Judea, desde que comenzó en Galilea hasta llegar aquí. C. Pilato, al oírlo, preguntó si el hombre era galileo; y, al enterarse de que era de la jurisdicción de Herodes, que estaba precisamente en Jerusalén por aquellos días, se lo remitió. Herodes, al ver a Jesús, se puso muy contento, pues hacía bastante tiempo que deseaba verlo, porque oía hablar de Él y esperaba verlo hacer algún milagro. Le hacía muchas preguntas con abundante palabrería; pero Él no le contestó nada. Estaban allí los sumos sacerdotes y los escribas acusándolo con insistencia. Herodes, con sus soldados, lo trató con desprecio y, después de burlarse de Él, poniéndole una vestidura blanca, se lo remitió a Pilato. Aquel mismo día se hicieron amigos entre sí Herodes y Pilato, porque antes estaban enemistados entre sí. Pilato, después de convocar a los sumos sacerdotes, a los magistrados y al pueblo, les dijo: S. Me han traído a este hombre como agitador del pueblo; y resulta que yo lo he interrogado delante de ustedes y no he encontrado en este hombre ninguna de las culpas de que lo acusan; pero tampoco Herodes, porque nos lo ha devuelto: ya ven que no ha hecho nada digno de muerte. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré. C. Ellos vociferaron en masa: S. ¡Quita de en medio a ese! Suéltanos a Barrabás.

C. Este había sido metido en la cárcel por una revuelta acaecida en la ciudad y un homicidio. Pilato volvió a dirigirles la palabra queriendo soltar a Jesús, pero ellos seguían gritando: S. ¡Crucifícalo, crucifícalo! C. Por tercera vez les dijo: S. Pues ¿qué mal ha hecho este? No he encontrado en Él ninguna culpa que merezca la muerte. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré. C. Pero ellos se le echaban encima, pidiendo a gritos que lo crucificara; e iba creciendo su griterío. Pilato entonces sentenció que se realizara lo que pedían: soltó al que le reclamaban (al que había metido en la cárcel por revuelta y homicidio), y a Jesús se lo entregó a su voluntad. Mientras lo conducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz, para que la llevase detrás de Jesús. Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se golpeaban el pecho y lanzaban lamentos por Él. Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: • Hijas de Jerusalén, no lloren por mí, lloren por ustedes y por sus hijos, porque miren que vienen días en los que dirán: “Bienaventuradas las estériles y los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han criado”. Entonces empezarán a decirles a los • 224 • Domingo 10 montes: “Caigan sobre nosotros”, y a las colinas: “Cúbrannos”; porque, si esto hacen con el leño verde, ¿qué harán con el seco? C. Conducían también a otros dos malhechores para ajusticiarlos con Él. Y cuando llegaron al lugar llamado “La Calavera”, lo crucificaron allí, a Él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: • Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. C. Hicieron lotes con sus ropas y los echaron a suerte. El pueblo estaba mirando, pero los magistrados le hacían muecas diciendo: S. A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si Él es el Mesías de Dios, el Elegido. C. Se burlaban de Él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre, diciendo: S. Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.

C. Había también por encima de Él un letrero: “Este es el rey de los judíos”. Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo: S. ¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros. C. Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía: S. ¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, este no ha hecho nada malo. C. Y decía: S. Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino. C. Jesús le dijo: • En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso. C. Era ya como la hora sexta, y vinieron las tinieblas sobre toda la tierra, hasta la hora nona, porque se oscureció el sol. El velo del templo se rasgó por medio. Y Jesús, clamando con voz potente, dijo: • Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu. C. Y, dicho esto, expiró. Todos se arrodillan, y se hace una pausa. C. El centurión, al ver lo ocurrido, daba gloria a Dios diciendo: S. Realmente, este hombre era justo. C. Toda la muchedumbre que había concurrido a este espectáculo, al ver las cosas que habían ocurrido, se volvía dándose golpes de pecho. Todos sus conocidos y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea se mantenían a distancia, viendo todo esto. Había un hombre, llamado José, que era miembro del Sanedrín, hombre bueno y justo (este no había dado su asentimiento ni a la decisión ni a la actuación de ellos); era natural de Arimatea, ciudad de los judíos, y aguardaba el Reino de Dios. Este • 225 • Domingo 10 acudió a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Y, bajándolo, lo envolvió en una sábana y lo colocó en un sepulcro excavado en la roca, donde nadie había sido puesto todavía. Era el día de la Preparación y estaba para empezar el sábado. Las mujeres que lo habían acompañado desde Galilea lo siguieron, y vieron el sepulcro y cómo había sido colocado su cuerpo. Al regresar, prepararon aromas y mirra. Y el sábado descansaron de acuerdo con el precepto.   
      

Palabra del Señor

Este texto nos recuerda el momento de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, cuando nuestro Señor Jesucristo, como indica la profecía de Zacarías, entró en Jerusalén sentado sobre un pollino de borrica, de esta manera queda muy patente la Humildad de Jesús, ¿por qué eligió el burro y no entró en caballo? Porque el caballo es el medio de transporte del rico, el burro el medio de trabajo del pobre. La idea del rico no deja de llevar incluidas nota y connotaciones del principal de los pecados capitales, la soberbia (el que perdió al diablo) y la virtud que cura a la misma: la Humildad. Animal infatigable y fiel, pero además con la desgracia de que la costumbre es pegarle cuando no realiza sus labores, por ello la creencia de la maldición en la metamorfosis del asno, porque el hombre recibiría fuertes golpes, si bien desde el Pentateuco queda muy claro que a los burros no se les debe de pegar, se considera como pecado que Balaán le pegara a su burra por tres veces e intentara incluso matarla creyendo que la burra se burlaba de él, cuando en realidad había sido el ángel del Señor quien había parado a la asna en su viaje y Dios le da voz milagrosa a la dócil bestia para que se dirija a Balaán antes de que el ángel se le haga presente a su vista: ¿No soy tu burra que te ha servido siempre de cabalgadura hasta hoy? ¿Te he hecho yo nunca cosa semejante? El caballo lo era como animal de guerra; el asno, como animal de paz. Por eso Jesús, al entrar en Jerusalén montado en un asno (Mt 21,2-7; Mc 11,2-7; Lc 19,30-35; Jn 12,14), quiere dar a entender que viene proclamando la paz y que El es el soberano de la paz.

Otro interesante santo es San Francisco de Asís, en sus diferentes biografías varias veces se indica que viajaba sobre burro al que suele llamar el hermano asno en la ocasión de un viaje en una nevada le indican que no sigan por los bosques y descanse porque los lobos le van a atacar y se van a alimentar con el burro, lógicamente Francisco persiste en su camino y el hermano lobo no ataca.

EL ANUNCIO DE LA MISIÓN

El libro de Isaías anuncia la venida del Mesías desde el siglo V a.C., que Jesús leyó después y se apropió como su misma misión. El «Siervo» está siempre dispuesto a escuchar la Palabra de Dios y a proclamarla a favor de los oprimidos a pesar de padecer él mismo la persecución. Jesús, el Siervo, proclama su mensaje y es perseguido y muere en la cruz para liberar al hombre del pecado. Cristo, sometiéndose a la muerte, es exaltado sobre todo nombre que contiene una de las primeras descripciones de la persona de Jesús como Dios.   Ya su encuentro salió la multitud con ramos de olivos (elog. del Martirologio Romano). Misa del Domingo (rojo). Si embargo, «Vivimos en un mundo en el que se mezclan temor y esperanza en donde crecen esclavitud y sed de libertad violencia y esfuerzos de paz en donde la fe es amenazada por la duda un mundo que está cerca y todavía lejos del Reino de Dios». (Constituciones de N.S. de Sion No. 14).   

¿QUÉ SE CELEBRA HOY?

La conmemoración de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén y la Eucaristía, que es memorial de la Muerte y Resurrección de Cristo. La Liturgia de la bendición y de la procesión de los ramos anticipa ya el triunfo de Cristo, el Rey pacífico y humilde que entra en la ciudad de Jerusalén aclamado mesiánicamente.  El verdadero sentido de la cruz de Jesús es para la vida de los cristianos el profundo dolor y sufirmiento que Jesús tubo que asumir. Sólo la cruz de Cristo nos revela su amor verdadero, “nadie tiene más amor que aquel que da la vida por sus amigos” (Juan 15,13).

EL SENTIDO DE LA CRUZ

La Iglesia nos ofrece la excelente oportunidad de celebrar los misterios de la salvación realizados por Cristo en los últimos días de su vida. El evangelio de hoy en san Lucas, nos muestra su entrega. Excelente oportunidad, además, para que todos los cristianos celebremos con fe y devoción la muerte y resurrección de Jesús, hechos centrales de nuestra fe que, una vez más, se reactualizan en el largo recorrido de estos años de historia.

Los evangelios, en especial de san Lucas, se comentan aspectos fundamentales de la fe, pero que no son hechos históricos pasados o mitos o pretender que los hechos ordenados y precisos en datos y sobre la condena, los culpables, los ladrones, las mujeres… en fin observemos detenidamente las actitudes de cada uno de los personajes y su respuesta ante la verdad.

Jesús es esa verdad que interpela, es el juicio de un inocente, es la cruz una paradoja, donde es condenado lo peor del momento, es el fracaso de la cruz, que luego va a pasar de su muerte pasa a tener un sentido salvífico, redentor…

EL SENTIDO DE LA ENTREGA-DONACIÓN

 Es la entrega y la donación que hace Jesús por nosotros pecadores… lo importante es destacar que esa entrega no es cualquier entrega, esa muerte no es una muerte más en la historia, es la muerte de Jesús que se entrega, no hace alarde de su condición de Dios, es abaja (kenosis) para salvarnos.

La traición es un momento determinante en el relato el día de hoy, nadie quiere estar en los pies de Judas, porque más le valdría no haber nacido aquel que entregue a su maestro y lo traiciona.

El resumen del relato de hoy y una clave de lectura es la desvelación del misterio de la muerte de Jesús, se despoja para hacer la voluntad del Padre, es necesario que Él muera, que muera un justo, es el juicio mas injusto… pero necesario en la humanidad: la muerte es una paso necesario para cumplir la voluntad de Dios y así reconocer que la verdadero vida es la entrega, “nadie me quita la vida, sino que yo la entrego porque quiero” (Jn 10,18). 

EL SILENCIO DE JESÚS

Él nos ha descrito la presencia de Jesús ante Herodes Antipas, el Tetrarca de Galilea, con el simbolismo del vestido blanco para burlarse del nazareno. El silencio de Jesús se hace palabra, quizás evocando el texto de Is 53,7 del Siervo de Yahvé y del Sal 39,10: es un silencio de radicalidad ante la maldad de los poderosos. Jesús dueño de su silencio ante los que está acostumbrados a arrancar las palabras y las entrañas de la gente. Por eso se hacen amigos los que se odian (23,12). Los injustos se “juntan” en la injusticia; el justo vive su injusticia en la dignidad de su silencio.

Por: Pbro. Wilson Javier Sossa López, cjm 
Sacerdote Eudista

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.


Sigue mi blog

[jetpack_subscription_form subscribe_placeholder=»Dirección de correo electrónico» show_subscribers_total=»true» button_on_newline=»false» custom_background_button_color=»#0032a3″ custom_font_size=»16px» custom_border_radius=»0″ custom_border_weight=»2″ custom_border_color=»#0032a3″ custom_padding=»15″ custom_spacing=»5″ submit_button_classes=»no-border-radius has-16-px-font-size has-0032-a-3-border-color has-text-color has-white-color» email_field_classes=»no-border-radius has-16-px-font-size has-0032-a-3-border-color» show_only_email_and_button=»true» success_message=»Success! An email was just sent to confirm your subscription. Please find the email now and click ‘Confirm Follow’ to start subscribing.»]

Encuentra nuestros libros recomendados en:


NO TE PIERDAS NADA

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada

¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.

ÚNETE A NUESTRA LISTA

Suscríbase a nuestra lista de correo y reciba todas las actualizaciones en su bandeja de entrada de correo electrónico.

Thank you for subscribing.

Dirección de correo electrónico no válida