Guías Homiléticas
 08 Mayo / IV DOMINGO DE PASCUA
/ Hch 13, 14.43-52 / Sal 99, 2.3.5 / Ap 7, 9.14b-17 / Jn 10, 27-30 
Del santo Evangelio según san Juan
 

En aquel tiempo, dijo Jesús: “Mis ovejas escuchan mi voz y yo las conozco, y ellas me siguen y yo les doy la vida; no perecerán para siempre y nadie las arrebatará de mi mano. Lo que mi Padre me ha dado es más que todas las cosas y nadie puede arrebatar nada de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno”.

      

Palabra del Señor

EL AMOR DEL BUEN PASTOR POR SUS OVEJAS ES INCONDICIONAL

EL BUEN PASTOR, DA LA VIDA POR SUS OVEJAS

Por primera vez, reciben el nombre de cristianos los convertidos al mismo en Antioquía, alrededor del año 48-50 d.C., los que reciben el mensaje no son los judíos, son los no judíos, los paganos o gentiles, de esta la misión de la Iglesia de Antioquía, no es de Pablo, es el “éxito” de la misión de un trabajo en equipo:  Pablo y Bernabé en nombre de la Iglesia primigenia, es la primavera, “Te he puesto como luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el fin de la tierra”. ¿Cuá es la estrategia misionera de Pablo y Bernabé? Predicar primero a los judíos para su conversión al cristianismo, luego de acuerdo a sus signos y por su testimonio la conversión de los gentiles. ¿Qué hace que se predique a los gentiles? El rechazo de los judíos, esto es la fuerza del Espíritu Santo que suscita predicar a “ellos” (gentiles o paganos), cosa que no hubiera sucedido si no encuentra el rechazo primero de los judíos.

La literatura de los que se salvaran según el apocalipsis es amplia: 144.000 aparece como numero simbólico y debe interpretarse como una forma de expresar la amplia misión de la Iglesia, 144.000 miembros marcados de la tribu de Israel, provenientes de todas las naciones. Juan contempla la Iglesia como el “Israel de Dios” restaurado ( Gál 6,16). La salvación final no es solo del alma, no se limita solo al alma, para Juan la lucha constante entre el mal y el bien está en toda la historia del pueblo, la salvación es integra, esto es la abolición de toda deshumanización y sufrimiento, y trae a la vez restauración y plenitud del bienestar humano. Aquí se comprende que la salvación es para los que perseveran hasta el final (la salvación como sinónimo de “reino de Dios”).

Entre las características propias del seguimiento de Jesús, se toman varios elementos importantes del evangelio de Juan, el contexto que enmarca este texto hoy, comprende la identidad de Cristo: “Si tú eres el Cristo” que se diga abiertamente para que todos conozcan la verdad. Aparece la figura del Buen Pastor y su relación con las ovejas como una relación  importante entre Jesús y sus seguidores. Él es el auténtico, real y Buen Pastor que ama y da la vida por sus ovejas, nadie tiene amor más grande que el que da la vida (en abierta contraposición no solo con los asalariados, que no son verdaderos pastores, sino con la sinagoga como tal, de la que se sienten oficialmente expulsados).

En este sentido se puede afirmar que el evangelio de Juan es una respuesta a la situación que vive su comunidad. A la polémica sobre la divinidad y humanidad de Jesús, el evangelista responde profundizando en el misterio de su encarnación y de su muerte. El triunfo de la fe se encuentra en el resucitado, el que fue crucificado, muerto y al tercer día resucita.

Esta imagen del buen Pastor, acompañará esta reflexión que suscita un modelo de seguimiento propio, no seguimos una ideología, una teoría bonita o un discurso bien elaborado… somos seguidores de una persona: Jesús el Buen pastor, una persona que invita a seguirlo, que enseña con su ejemplo y que su voz suena y resuena en el corazón de cada oveja, que ellas se identifican, que lo conoce y lo siguen, porque se identifican con él y saben reconocer su voz (las ovejas saben quién es el verdadero pastor, lo escuchan y lo siguen). La intimidad que existe entre el Padre y el Hijo se extiende a todos los discípulos, en esta intimidad hay conocimiento, vida y poder (=que da seguridad contra las amenazas externas que acompañaran a lo largo de la historia al rebaño). Como se acaba de indicar, las palabras de Jesús en Juan 10,27-30, teniendo como trasfondo la preciosa imagen del pastoreo de las ovejas, se centran todas ellas en la descripción de la relación entre Él y todas las personas que le pertenecen, esto es, todos aquellos que han entrado en el camino de la fe, confiando en Él sus vidas. De la relación de Jesús, suscita las características propias del buen pastor.

El Padre, tiene potestad de dar la vida eterna, porque si poder es infinito, la vida en abundancia, la vida como don, como entrega tiene sentido. Pero la vida eterna es una palabra mayor que solo puede dar el Padre, por medio del Hijo Jesús. Las relaciones nos definen, nos ofrece incluso donar y entregar su propia vida, dispuesto a afrontar la muerte, este tipo de relación define la vida de Jesús porque está dispuesto a exponerse en primera persona para salvar a sus ovejitas, está dispuesto a tomar sobre sus hombros el mal y las heridas provocadas por los lobos para impedir que las ovejas le sean raptadas al Padre. Esta relación de Pastor y oveja define la vida de Jesús, como una relación cercana e íntima que exige compromiso de vida. No trabaja por un salario, porque no es asalariado, es un amor incondicional que genera vida, es una relación de entrega-donación, no se concibe una “amistad” verdadera sin entrega, sin donación.  

La vida que Él nos da es vida eterna, no es para un proyecto efímero, pasajero o temporal. Es para siempre, he venido a traer vida y vida en abundancia: “Sus ovejas hallan pastos porque todo el que le sigue con un corazón sencillo es alimentado con el pasto de la eterna verdura. ¿Qué significan los pastos de estas ovejas, sino los interiores gozos del paraíso? Los pastos de los elegidos son el semblante de Dios presente, el cual, visto sin defecto, el alma se sacia sin fin con el alimento de la vida.” (San Gregorio Magno).

Jesús el Buen pastor, no permitirá que ninguna oveja se pierda, porque a todas quiere salvar, es la relación entre el pastor que cuida su oveja, es ante todo un cuidador, que sale por la oveja perdida, hasta que no la encuentra no regresa, este encuentro está cargado de profundo simbolismo de amor, de cariño, de cercanía.  “En ese salir a tu encuentro se muestra su presciencia; en el abrazo, su clemencia y la demostración de su amor paternal. Se te arroja al cuello para levantarte porque estás caído, y para hacerte volver hacia el cielo, con el fin de que allí tú, que estás cargado de pecados e inclinado hacia todo lo terreno, busques a tu Creador. Cristo se lanza a tu cuello para quitar de él el yugo de la esclavitud y poner sobre él su yugo suave” (Ambrosio de Milán). “Los cristianos hablamos de esto como asumir y abrazar la cruz. Abrazar la cruz, confiados en que lo que viene es vida nueva, nos da el coraje para dejar de lamentarnos y salir al encuentro para servir a los demás y así suscitar el cambio posible, que solo nacerá de la compasión y el servicio” (Papa Francisco, Soñemos juntos, Plaza Janes, P. 4.).  Estos textos nos invitan hoy a dos cosas o palabras centrales que deben orientar nuestra vida de pastores, según el corazón de Jesús: el encuentro (con Jesús, consigo mismo y “con mi hermano el hombre” Siervo de Dios Rafael García Herreros) y así poder abrazar la cruz (del dolor, del sufrimiento, de la realidad que vivimos para asumir y así pasar a abrazar al resucitado, esto es la alegría del encuentro con el resucitado que me abraza para ayudarme a superar esas heridas y desilusiones de la vida), el pastor se encuentra con su oveja porque conoce su voz, esto es el contacto directo, palpar, tocar, oler a oveja… conoce su voz, no para una información, sino para entregarse. Pero debe buscar a las ovejas que no están en el redil y cuidar las que están en el redil para que ninguna se pierda, lo cual quiere decir que la vida de la comunidad se alimenta en la reunión y se proyecta hacia afuera. La diferencia entre el pastor asalariado y el verdadero pastor es que se preocupa por la oveja que está fuera del rebaño o están descarriadas.      

Cuando veo que aquellos que vivieron con nosotros la experiencia formadora de nuestra escuela de pastores según su corazón y formadores de pastores (Siervo de Dios +Rafael García Herreros en proceso de Beatificación, Padre Álvaro Torres, Padre Diego Jaramillo, Padre +Carlos Álvarez, entre otros grandes maestros de gran testimonio de vida, no sólo como eudistas, sino como grandes inspiradores en su manera de pastorear en la Iglesia), son inspiradores para todos como grandes pastores, generosos y entregados al servicio del pueblo, con una vida exigente de oración y testimonio, siento que, si gastamos el tiempo, no lo perdimos y el Señor da hoy el crecimiento a través de numerosas vocaciones en su Iglesia, como lo tiene la casa de formación la misión de la provincia el Minuto de Dios y la provincia de Colombia.

LA IGLESIA EN CAMINO SINODAL

En este día, queremos dejarnos interpelar por una gran santo de nuestra iglesia: san Juan Eudes, fundador de los padres Eudistas, la congregación de Jesús y María, son palabras que resuenan en el corazón de la Iglesia, porque el señor llama a todos los pastores a ejercer el más noble y alto ministerio de ser pastores según su corazón.

EL SACERDOTE, PASTOR SEGÚN EL CORAZÓN DE DIOS  

(San Juan Eudes, Memorial de la vida eclesiástica, 1: O.C. III, 24-31)

El sacerdote debe estar siempre listo a dar su sangre y a sacrificar su vida.

“¿Qué es un pastor según el corazón de Dios? Es un verdadero padre del pueblo de Dios, con un corazón rebosante de amor paternal para sus hijos. Ese amor lo impulsa a trabajar incansablemente para alimentarlos con el pan de la palabra y de los sacramentos, para que se revistan de Jesucristo y de su santo Espíritu, para enriquecerlos de todos los bienes posibles en lo que mira a su salvación y eternidad.

Es un evangelista y un apóstol, cuya principal ocupación es anunciar incesantemente, en público y en privado, con el ejemplo y la palabra, el Evangelio de Jesucristo, continuando en la tierra las funciones, la vida y las virtudes de los Apóstoles.

Es el esposo sagrado de la Iglesia de Jesucristo, tan encendido de amor por ella que todo su anhelo es embellecerla, adornarla, enriquecerla y hacerla digna del amor eterno del Esposo celestial e inmortal.

Es una antorcha que arde y brilla, colocada en el candelabro de la Iglesia. Ardiente ante Dios y brillante ante los hombres; ardiente por su amor a Dios y brillante por su amor al prójimo; ardiente por su perfección interior, brillante por la santidad de su vida; ardiente por el fervor de su intercesión continúa ante Dios en favor de su pueblo, brillante por la predicación de la divina palabra.

Un buen pastor es un salvador y un Jesucristo en la tierra. Ocupa el puesto de Jesús, representa su persona, está revestido de su autoridad, obra en su nombre, continúa su obra de redención del mundo. A imitación de Jesús, emplea su espíritu, su corazón, sus afectos, sus fuerzas, su tiempo, sus bienes y, si es necesario, entrega su sangre y su vida para procurar, de todas las formas, la salvación de las almas que Dios le ha confiado.

Un buen pastor es la imagen viva de Jesucristo en este mundo. De Cristo vigilante, orante, predicador, catequista, trabajador, del que peregrinaba de ciudad en ciudad y de aldea en aldea. Es la imagen de Cristo que sufre, agoniza y muere en sacrificio por la salvación de todos los hombres creados a su imagen y semejanza”.

cathopic_1490051486257377UN TIEMPO PARA ORAR CON SAN JUAN EUDES

Para darse a Jesús (  Este es el tiempo del compromiso)

  1. Juan Eudes, apóstol apasionado por hacer conocer el Amor, nos invita a orar y a darnos a Dios, a su manera.

Dejemos que él nos enseñe a orar..

“Jesús nos da su corazón que es el principio y origen de todos sus demás dones”

 “Adora y contempla a nuestro Salvador en el exceso de su bondad y en los generosos dones de su amor. Nos da el ser y la vida, nos da este mundo inmenso lleno de una multitud de seres; nos da sus ángeles como protectores; nos da a su santa Madre; los sacramentos y misterios que nos salvan y santifican. Nos da a su eterno Padre como nuestro Padre verdadero; su Espíritu Santo como nuestra luz y nuestro guía.

 Nos da sus pensamientos, palabras, acciones y misterios, sus sufrimientos, su vida consagrada a nuestro bien.

Nos da su propio Corazón que es el principio y origen de todos estos dones.

………………….

Ofrezcámosle y entreguémosle nuestro corazón, como Él nos ha entregado el suyo; totalmente y sin reservas, para  siempre y en forma irrevocable.

Pero sobre todo, ofrezcámosle su propio Corazón, porque si nos lo ha dado, nos pertenece y no podríamos ofrecerle nada que le sea más grato.

 Leccionario eudista (adaptación) n.44 pp122-123

 

  1. Jesús nos da su corazón para suplir la pobreza de nuestro amor

En una oración personal, reconoce el amor que Dios tiene por ti. Exprésale tu amor. Ofrécele  tu corazón para que lo transforme; lo haga amante. (Escribe tu oración)

 

3.” No hay amor más grande que dar la vida “ (Jn.15,13).

 ¿Qué pasos podemos dar todavía en la entrega de nosotros mismos?

Traducir nuestro amor en forma concreta.   (Anotar cosas pequeñas que seamos capaces de hacer)

 

  1. ORACION EUDISTA

 

                    “Te saludamos Corazón santo, te adoramos,

 te alabamos, te glorificamos, te damos gracias,

te amamos, con todo nuestro corazón,

con toda nuestra alma,

con todas nuestras fuerzas.

 

Te ofrecemos nuestro corazón,

Te lo entregamos, te lo consagramos.

Recíbelo y poséelo todo entero.

Purifícalo, ilumínalo,

Santifícalo.

En él viva y reine, por los siglos de los siglos.

Amén.” (san Juan Eudes)

Por: Pbro. Wilson Javier Sossa López, cjm 
Sacerdote Eudista

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.


Sigue mi blog

[jetpack_subscription_form subscribe_placeholder=»Dirección de correo electrónico» show_subscribers_total=»true» button_on_newline=»false» custom_background_button_color=»#0032a3″ custom_font_size=»16px» custom_border_radius=»0″ custom_border_weight=»2″ custom_border_color=»#0032a3″ custom_padding=»15″ custom_spacing=»5″ submit_button_classes=»no-border-radius has-16-px-font-size has-0032-a-3-border-color has-text-color has-white-color» email_field_classes=»no-border-radius has-16-px-font-size has-0032-a-3-border-color» show_only_email_and_button=»true» success_message=»Success! An email was just sent to confirm your subscription. Please find the email now and click ‘Confirm Follow’ to start subscribing.»]

Encuentra nuestros libros recomendados en:


NO TE PIERDAS NADA

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada

¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.