EL PADRE ALBERIONE, HOMBRE DE COMUNICACIÓN


El 28 de junio de 1969, el Papa Pablo VI concedió al padre Santiago Alberione la cruz “Pro Ecclesia et Pontifice”, declarando que “dio a la Iglesia nuevas herramientas para expresarse, nuevos medios para dar fuerza y ​​amplitud a su apostolado, nueva capacidad y nueva conciencia de la vigencia y posibilidad de su misión en el mundo moderno y con medios modernos”. El reconocimiento de Pablo VI expresó el agradecimiento de toda la Iglesia por la obra de evangelización del P. Alberione, que iba a ser llamado al cielo poco después, el 26 de noviembre de 1971.

El beato Alberione, en efecto, dio a la Iglesia el impulso fundamental para que acogiera los medios de comunicación social como obra de apostolado y evangelización. Anticipó más de medio siglo lo que el Concilio Vaticano II acogió, a través del decreto Inter Mirifica, como herramientas eficaces para “elevar y enriquecer el espíritu, así como para difundir y consolidar el reino de Dios” (IM n. 2). El P. Alberione contribuyó decisivamente al cambio de mentalidad de la Iglesia, apoyando no solo con nuevos medios, sino también nuevos lenguajes, nuevos métodos, nuevas estrategias de evangelización, que serían aprobadas, alabadas y establecidas por el Concilio como un deber para toda la Iglesia.

Este «instituto monumental», para usar la expresión del propio Pablo VI, se inició precisamente en Alba en el año 1914, con un reducido grupo de muchachos. Ya en sus orígenes los objetivos eran muy precisos, respondiendo a una necesidad pastoral de la época expresada por el P. Alberione de la siguiente manera: «El mundo necesita una evangelización nueva, larga y profunda. El trabajo es inmenso. Se necesitan medios proporcionados y almas encendidas con fe. Los medios adecuados solo pueden ser proporcionados por la prensa y los ardientes apóstoles solo los pueden dar los jóvenes» (UCBS, 20 de agosto de 1926).  Así comenzó el apostolado editorial, una nueva forma de evangelización, predicación y pastoral. No se trataba simplemente de otra buena iniciativa de prensa, sino de una nueva forma de predicación a realizar a través de la “predicación escrita”, que tiene la misma dignidad y valor de la “predicación oral”.

Para un nativo digital de 2021, parece obvio decir que la comunicación no es simplemente una herramienta, sino una verdadera cultura y entorno de vida. Pero hace 100 años, la conciencia era muy diferente y había no pocos desafíos que superar. Italia estaba experimentando un período de grandes transformaciones, particularmente ideológicas y en innovaciones técnicas. También un período de contradicciones, en el que se pidió a las diócesis que tuvieran sus propios semanarios (por ejemplo, la Gazzeta d’Alba, nacida en 1882) y al mismo tiempo se prohibió a los católicos, e incluso a los clérigos, acceder a muchas lecturas y otras formas de comunicación.

El P. Alberione responde creativamente a los signos de los tiempos y convoca un “ejército de escritores” para realizar su intuición carismática: “Cómo la predicación oral, escrita o impresa, difunden la Palabra de Dios, multiplicándola para hacerla llegar, precisamente, a todas partes, incluso a allí donde la palabra no puede llegar ”(de las Actas de la causa de beatificación).

El sacerdote Alberione, hombre de Dios, se convierte así en hombre de comunicación: tipógrafo, escritor, publicista, editor, docente, artista, director, actor… Alberione puso en marcha editoriales (San Paolo y SAIE), publicaciones periódicas (23 en total, entre ellas Famiglia Cristiana, nacida en 1931), casa de cine (San Paolo Film), discográfica, transmisiones radio y televisión (por ejemplo Telenova), varias librerías y otras iniciativas ahora presentes en 65 países. La sistematización de su proyecto de “nueva evangelización” se describe en el manual Apostolado de la prensa (1933), marco teológico y espiritual para realizar la acción apostólica con los medios “más rápidos y eficaces”. En muy poco tiempo se convirtió en el apostolado editorial (1944) y luego Apostolado de la Edición (1950) para abarcar todos los medios de comunicación.

El concepto de «editor» es fundamental para comprender la obra del P. Alberione y las innovaciones que introdujo en la Iglesia. Su visión va más allá de la concepción de la comunicación que es solo instrumental y escrita para dar cabida a todas las formas de comunicación: social, masiva, técnica, pero también la comunicación entendida como diálogo, relación, comunión con Dios y con los demás, hasta la era digital de hoy. El propio Alberione explica este concepto: “Con el nombre de edición no nos referimos solo a un libro: nos referimos a otras cosas. La palabra edición tiene muchas aplicaciones: edición de la revista, edición de quienes preparan el guion de la película, de quienes preparan el programa para televisión, de quienes preparan las cosas a comunicar por medio de la radio. “Nobis edidit Salvatorem” dice la liturgia; la Santísima Virgen nos dio al Salvador. Usa el verbo “edidi”. La edición incluye el concepto artístico, el estudio para producir un objeto litúrgico y artístico al mismo tiempo. Incluye también el trabajo de las hermanas que se están preparando para enseñar el catecismo a los niños y luego, realmente, en la caridad, lo explican” (Prediche, 1957).

Editar, del latín, significa “dar a luz”, dar vida a algo o transformar. “Editor Católico” es precisamente quien ofrece el Evangelio en nuevas formas y lenguajes, quien traduce su encuentro con Cristo en palabras, textos, imágenes, sonidos, videos, bytes y otras iniciativas donde cada lengua está al servicio de la inculturación del Evangelio con y en comunicación. El que, por ejemplo de María, da el Salvador al mundo. Para Don Alberione y todos sus hijos e hijas, la comunicación, incluso la digital, no es un trabajo, sino que coincide con el ámbito del testimonio del Evangelio. Así se comprende mejor la fecundidad de Don Alberione, que además de la Sociedad de San Pablo fundó 4 congregaciones femeninas, 4 institutos de vida secular y una unión laical: 10 ramas unidas en un tronco común, el de la comunicación, y ser alimentado por la Palabra y la Eucaristía; 10 expresiones diferentes del proyecto único de “vivir y dar al mundo a Jesús Maestro Camino, Verdad y Vida, en la cultura de la comunicación”.

El legado dejado por Don Alberione, que se convierte en el corazón del carisma paulino, es el compromiso de traer de vuelta la experiencia personal y comunitaria de Cristo en un libro, un artículo para un periódico o revista, en una emisión de radio o televisión, en un directo o publicación en redes sociales, en una música, imagen o video, etc.; pero también en la creación artística y en la liturgia, expresión más profunda de la comunicación, o en las relaciones personales y en las actividades de la vida cotidiana y parroquial.

En el 50 aniversario de la muerte del beato Alberione, es bueno recordar su ejemplo de entrega a Cristo y evangelización. Es una manera de reafirmar la importancia de la presencia y el compromiso de la Iglesia en el fenómeno cada vez más amplio y complejo de la comunicación, que hoy se convierte en un entorno híbrido y esencial. A partir del ejemplo de Don Alberione y de san Pablo, que siempre ha sido su inspiración, también nosotros estamos invitados a ser un instrumento de evangelización para comunicar hoy el Evangelio por todos los medios y en todas las circunstancias, con entusiasmo, creatividad, profesionalidad, compromiso y coherencia.

Por: Hna. B Bernadette M Reis, fsp 
Tomado de Vaticannews.va

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Sigue mi blog

Únete a 231 seguidores más

Encuentra nuestros libros recomendados en:


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: