Hace pocos días terminé de escribir una obra titulada “Los curas también se reinventan o la formación sacerdotal en la pandemia”, publicada por el CELAM, y la primera pregunta que nos sale al paso es ésta…: ¿Qué significa reinventar, reinventarse? Parece ser un neologismo que ha tomado fuerza con motivo de la pandemia del corona virus. Inventar, es hallar o descubrir algo nuevo o desconocido, pero el refuerzo inicial de “re” le da al término un significado muy hondo: es volver a inventar o inventar de otra manera o de manera novedosa.

A nadie se ocultan los cambios tan radicales que se están operando en el mundo a causa de esta preocupante emergencia sanitaria universal. Hay y habrá cambios en todos los campos; económico, político, sanitario, religioso etc.

Los confinamientos libres u obligatorios, las limitaciones de todo género, la pobreza, los contagios, la inmovilidad, la disminución del trabajo, las quiebras de la industria y del comercio, la dificultad para profesar y practicar la propia fe; los temores, la incertidumbre, todos éstos son fenómenos que limitan y cuestionan a la Iglesia y por ende al sacerdote, y están exigiendo también cambios radicales, respuestas nuevas, actitudes nuevas, iniciativas pastorales inéditas.

Y es aquí donde viene el amplio campo dela reinvención. ¿Cuándo y dónde se reinventan la Iglesia y los sacerdotes? Yo diría que, ante todo en la claridad de su identidad, en su espiritualidad y en su acción pastoral. Se requiere un nuevo estilo de Iglesia, un nuevo talante del sacerdote. Para ello se necesitará una nueva modalidad de Seminarios y Casas de Formación Sacerdotal. La reinvención es en primer lugar una reforma. Somos una Iglesia pecadora, pero con capacidad de conversión y reencantamiento.

Solamente cuando se busquen respuestas a los grandes problemas eclesiales y sacerdotales, sólo cuando los sacerdotes sean verdaderos pastores y evangelizadores transparentes, sólo cuando sean creativos y auténticos, comprometidos y audaces, se podrá afirmar que se están reinventando. En síntesis, esta dolorosa pandemia es motivo y una exigencia para empezar a reinventarse.

 Por: Mons. Guillermo Melguizo
   

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Sigue mi blog

[jetpack_subscription_form show_subscribers_total=»true» button_on_newline=»false» custom_background_button_color=»#0032a3″ custom_font_size=»16px» custom_border_radius=»0″ custom_border_weight=»2″ custom_border_color=»#0032a3″ custom_padding=»15″ custom_spacing=»5″ submit_button_classes=»no-border-radius has-16-px-font-size has-0032-a-3-border-color has-text-color has-white-color» email_field_classes=»no-border-radius has-16-px-font-size has-0032-a-3-border-color» show_only_email_and_button=»true»]

Encuentra nuestros libros recomendados en:


NO TE PIERDAS NADA

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada

¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.