LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS COMO DISCÍPULOS MISIONEROS


Un eje fundamental de la propuesta discipular y misionera es el anuncio de la Vida nueva en Cristo y la instauración del Reino (Cfr. DA 367) bajo la perspectiva de una “evangelización integral” (DA 176). Dar testimonio y anunciar la Buena Noticia, no es una acción que apunte solamente a entregar un mensaje espiritual o religioso, sino que también implica una opción por todas las dimensiones de la vida para que todos la tengan y en abundancia (Cfr. Jn. 10, 10).

Aparecida, centró su propuesta pastoral en el discipulado misionero, teniendo como fundamento que la condición discipular brota de Jesucristo como de su fuente, por la fe y el Bautismo, y crece en la Iglesia (Cfr. DA 184).

El llamado a ser discípulo implica ser convocado para unirse íntimamente con Jesús (Cfr. DA 131). El inicio del discipulado, entonces, está en una persona, Jesucristo, que sale al encuentro de hombres y mujeres para ser conocido, para dar un horizonte íntegro a la vida y para revelar la plenitud del amor divino y humano. Cuando la persona llega a ese encuentro de fe (Cfr. DA 243), a la comprensión vital de ese amor personal “hasta el extremo”, “no puede dejar de responder a este amor si no es con un amor semejante: ‘te seguiré donde quiera que vayas (Lc. 9, 57)’” (DA 243).

El proyecto de vida del discípulo se concreta en la praxis del mandamiento nuevo del amor, testimoniado por Jesús quien, siendo Dios “trabajó con manos humanas, reflexionó con inteligencia humana, actuó con voluntad humana y amó con corazón humano (…) siendo verdaderamente uno de nosotros, semejante en todo a nosotros, menos en el pecado” (GS 22). Este es el signo distintivo de cada seguidor y también de la Iglesia, cuyo testimonio de caridad fraterna será el principal y primer anuncio (Cfr. DA 138). Como afirma el Vaticano II “quien sigue a Cristo, el hombre perfecto, se hace más hombre” (GS 41). El discipulado, entonces, es un camino de conocimiento de Cristo y de realización existencial, cuyo fruto es una nueva manera de ver, de ser y de vivir.

 Fuente: DOCUMENTO PARA EL CAMINO “Hacia la Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe”
  

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Sigue mi blog

Únete a 204 seguidores más

Encuentra nuestros libros recomendados en:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: