¿EL SINE ESTÁ EN CRISIS?


Como aparece titulado este ensayo intitulé el año pasado 2020 una carta con motivo de los 25 años de la llegada del Sistema Integral de Evangelización (SINE) a Colombia, dirigida a la Junta Directiva de la Red de Nueva Evangelización presidida por el Señor Obispo de Pereira, Monseñor Rigoberto Corredor Bermúdez; con la idea de escribir la historia del proceso SINE en Colombia y los grandes frutos que este ha dado en cada una de las 38 diócesis que lo han implementado, el prelado me sugirió poner por escrito las ideas que enseguida compartiré. Pocos días después de enviada la carta se comunicó conmigo el padre Marco Antonio Guerrero, recién designado como director de la Red de Nueva Evangelización debido a la promoción al episcopado del entonces director, hoy Monseñor Ovidio Giraldo Velásquez, obispo de Barrancabermeja. Luego de varias llamadas telefónicas y cruce de correos electrónicos con el padre Guerrero, la comunicación quedó interrumpida por un motivo relevante: mi propuesta, que enseguida copio al pie de la letra, apuntaba a promover en las Iglesias Particulares que habían asumido el Sistema, un:

“DIAGNÓSTICO DEL PROCESO SINE, con el necesario apoyo de los vicarios de pastoral, los párrocos y los integrantes (y de ser posible algunos exintegrantes) de las pequeñas comunidades, que haga parte de un autoexamen, una aliciente revisión de resultados y la consecuente asimilación de estos en el proceso si fuere necesario. Un diagnóstico de su estado no solo cuantitativo (cuántas pequeñas comunidades existen, cuántos miembros por cada una, qué edades tienen sus participantes, cuáles ministerios son los más asistidos, cuáles obras sociales tienen su apoyo, etc.) sino, también, y sobre todo, cualitativo (qué aspectos sobresalientes demuestran que sí se ha dado un encuentro personal con Jesucristo, qué motiva la deserción cuando se presenta, si se evidencia alguna dificultad en la asimilación de los temas de formación; si, por ejemplo, el proceso se ha articulado con la formación inicial de los futuros presbíteros o con la pastoral diversificada, etc.)”.

Esta propuesta apuntaba a lograruna especie de reingeniería metodológica – si fuera el caso – o, al menos, a una revisión de los textos, la didáctica y la pedagogía del SINE sin afectar la visión orgánica y procesual. En este punto la respuesta del director de la Red fue enfática y para mí fue comprensible ya que se me explicó que ningún diagnóstico de la realidad actual del SINE debería buscar una modificación de su metodología puesto que se comprometería su esencia y permanencia. Entiendo el parecer de la Red en cuanto que un proceso debe permanecer con su estructura inalterada si quiere ser eficaz en los propósitos que se ha trazado; incluso, en la reciente encuesta para evaluar el SINE en la Arquidiócesis de Ibagué una de las preguntas es si el párroco sigue “el proceso como es, con los pasos correctamente” y, otra, indaga si “en las pequeñas comunidades se hace correctamente la edificación espiritual y la solidaridad social”. Sin embargo, comprender que la estructura del SINE debe ser sostenida no sería suficiente para evitar pensar que el proceso ha entrado en una evidente recesión.

ALGUNA “SINTOMATOLOGÍA PASTORAL”

En el proceso SINE siempre ha habido reverencia especial para con el cumplimiento estricto de la metodología y hemos de reconocer que ello ha procurado buenos resultados. Sin embargo, resulta también sensato detenerse y mirar el panorama para evaluar y entender los resultados que nos arroja la realidad actual. Mucho antes de la pandemia, sobre todo desde hace unos cinco años atrás y especialmente en las diócesis pioneras del proceso el Sine venía teniendo una cierta sintomatología que ha de tenerse en cuenta:

  1. Disminución del número de integrantes de las pequeñas comunidades (a causa de muerte, deserción voluntaria por cansancio o conflictos internos, incapacidad por vejez, traslado de ciudad o barrio, entre otras).
  2. Las comunidades envejecen y mueren por imposibilidad de relevo generacional ya que son herméticas a la vinculación de nuevos integrantes.
  3. Disminución, por ende, del número de pequeñas comunidades eclesiales en cada parroquia.
  4. Constantes fusiones de pequeñas comunidades para suplir la deserción.
  5. Desactualización de la doctrina impartida en las catequesis de cada nivel; considerable ausencia del Catecismo de la Iglesia Católica y documentos magisteriales de relevante actualidad.
  6. Estancamiento en la formación de los Equipos de Animación.
  7. Exclusividad de la misión proselitista.
  8. Disminución de las salidas misioneras.
  9. Incremento de grupos o movimientos apostólicos de carácter extra o supraparroquial con acento en retiros espirituales por edades, género, estado de vida, etc.
  10. Disminución del interés de los sacerdotes en la implementación del proceso SINE en sus parroquias.

Con la llegada de la pandemia las Pequeñas Comunidades Eclesiales tuvieron un obligatorio receso y, aún hoy, en muchas parroquias de Colombia sigue siendo difícil reiniciar el proceso SINE; algunas otras han aprovechado la coyuntura para hacer una refundación del Sistema y han reiniciado todo desde el principio, alternativa que en algunas ocasiones es plausible pero que en la mayoría de los casos extenúa el ánimo de los integrantes.

El síntoma octavo, que atañe directamente al compromiso evangelizador del sacerdote, está ubicado voluntariamente en último lugar no porque sea el menos importante sino porque no es el más concluyente. Esto, porque de manera imprecisa se ha creído que el éxito del SINE depende exclusivamente del entusiasmo del sacerdote pero se ha olvidado que la efectividad del proceso depende también de otros factores que, como se ha anotado, van desde la movilidad humana y la idiosincrasia del lugar, hasta la formación humana de los integrantes.

Por: Pbro. Raúl Ortiz Toro 
Arquidiócesis de Ibagué
rotoro30@gmail.com

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Sigue mi blog

Únete a 204 seguidores más


Encuentra nuestros libros recomendados en:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: