¿QUÉ DICEN LOS PÁRROCOS?


Ideas sobre la conversión pastoral de las parroquias a partir de la instrucción pastoral La conversión pastoral de la comunidad parroquial al servicio de la misión evangelizadora de la Iglesia.

Nos ha parecido importante escuchar y compartir ideas con algunos párrocos de distintas diócesis, en diferentes países, acerca del documento último de la Congregación para el clero sobre la renovación de las parroquias.

Un necesario discernimiento 

El P. Rubén Darío Hernández en Bogotá nos invita, ante todo, a preguntarnos en un primer momento ¿Qué implica la conversión? en verdad significa estar atentos a buscar nuevos caminos en donde se ayude a la comunidad a atreverse a recorrerlos, sobretodo en clave misionera. Esto es un reto muy fuerte dado que estamos demasiado centrados en el culto y en las prácticas habituales. A este respecto el P. Campo Elías Robayo también añade que es necesario una labor parroquial más preocupada por las personas y menos ritualista, en ese sentido debe ser una parroquia Samaritana con todo lo que significa e implica este servicio y eso conlleva que esté siempre abierta al diálogo y a la acogida de todos y más aún de quienes vienen lastimados por las crisis del mundo actual. 

Hay una invitación a ¿hacer discernimiento? Pero es importante decir que hacer discernimiento con otros solo se podrá si sentimos el discernimiento como necesidad. La inseguridad y el querer avanzar de una manera más afinada con el Espíritu Santo es lo que permite entrar en espíritu de discernimiento. Cuando estamos demasiado seguros y habituados a hacer lo que hacemos entonces no se hace discernimiento, es decir, no nos dejamos cuestionar por la realidad ni tampoco hacemos auto crítica. A este punto el P. Michel Remery desde Holanda nos dice que a menudo estamos muy concentrados en la vida diaria de la parroquia y eso es grandioso, pero también es un peligro. Es importante el discernimiento porque no estamos aquí para sentirnos cómodos y completamente instalados. Estamos en un viaje, un viaje con Cristo y si estamos viajando juntos y nos necesitamos unos a otros es importante involucrar a la comunidad. Sin embargo, la forma de ser comunidad hoy no tiene porque ser la de mañana. A menudo nos volvemos rígidos en nuestra forma de ser y eso dificulta la llegada de quienes apenas se integran pues tendrán que adaptarse a nuestra forma específica de hacer las cosas. Lo mismo ocurre con las personas: cuando envejecemos nos apegamos a nuestra manera de hacer las cosas. De otra parte, las personas que viven en sí una verdadera pasión por Cristo y por la evangelización saben cómo liberarse de su propia forma de hacer las cosas y sus costumbres. Sería muy bueno si nosotros, como comunidad, nunca envejecemos en este sentido y siempre estamos abiertos a un discernimiento en el Espíritu Santo, para continuar enfocados solamente en Jesucristo.

¿Por qué no somos signo hoy ante el mundo? Porque nos cuesta aceptar con humildad que hemos perdido y seguimos perdiendo protagonismo en la sociedad, sobre todo entre las nuevas generaciones, que además hemos perdido profetismo y por ello somos más signo religioso que otra cosa y ver que el Señor Jesús nos denuncia el no saber leer los signos de los tiempos y el no ser signo de luz y sal para cada tiempo. Si miras nuestro horario parroquial semana, a menudo ves muchas misas. Eso es grandioso, porque es un encuentro maravilloso con el Señor y es el punto culminante de nuestra vida cristiana. Pero ¿qué hacemos después de ese maravilloso encuentro? ¿Cómo hacemos realidad esa presencia de Jesús en nosotros? No solo el sacerdote sino todos los miembros de la comunidad deben participar en la toma de iniciativas y en hacer realidad una verdadera vida cristiana. Así que en nuestro horario parroquial semanal sería importante ver otros muchos eventos, todos fluyendo del encuentro con el Señor en la Eucaristía. Es importante usar pequeños trampolines que nos ayuden a salir de una situación y lanzarnos a otra como usar las redes sociales, lanzar cursos presenciales y virtuales sobre cómo crecer en la fe, la Eucaristía, la oración, etc. 

En cuanto a lo anterior, agrega el P. Bernardo desde Rionegro-Antioquia, es importante, como afirma el documento, superar el concepto de parroquia territorial geográficamente y fomentar la cercanía y proximidad de los presbíteros en su labor pastoral con los fieles, tanto física como virtualmente. Igualmente se debe destacar la importancia de la Palabra de Dios en la vida de cada creyente. Es verdad que en este aspecto se ha ganado, pero aún falta mucho para que los fieles tengan la Palabra de Dios como fuente principal de su espiritualidad. Pablo dice que “el Evangelio es fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree”, pero aún no hemos descubierto la potencialidad de esa fuerza, todo el poder que esta Palabra tienen si la escucháramos con mayor atención y nos dejáramos moldear por ella. Así mismo, convencernos que la catequesis pre-sacramental, especialmente la de iniciación cristiana, no tiene la incidencia esperada en la vida concreta de las personas. Parece que ni las edades en que se imparte, ni los tiempos que se dedican a ellas son acertados. Es importante volver a itinerarios mistagógicos que influyan en las personas y transformen con la gracia santificante la vida de las personas. 

Según el P. Dimas Acuña de Barranquilla es importante que los párrocos miren más la cultura que es el espacio donde se debe seguir anunciando la presencia de Cristo (Cf. Documento de Puebla 386). Y como consecuencia de los es importante el aprovechamiento de las redes sociales y, a través de ellas, permear la cultura pues esta se va formando y transformando en la experiencia histórica y vital de los pueblos. Allí en el diálogo con la cultura se debe proponer la experiencia del Evangelio como encuentro con el Señor que transforma la vida y la realidad de los pueblos. 

El P. José Antonio Díaz de Santa Marta, comentando el nuevo documento nos dice: El documento aborda el tema de la pastoral de las comunidades parroquiales, de los diferentes ministerios clericales y laicales, con la intención de lograr una mayor corresponsabilidad de todos los bautizados. El texto recuerda, fundamentalmente, que “en la Iglesia hay lugar para todos y cada uno puede encontrar su lugar en la única familia de Dios, que es la Iglesia, desde la vocación de cada uno”. Considero que el documento nos plantea el siguiente desafío: ¿Qué habría que hacer en las parroquias para seguir siendo evangelizadores en la sociedad actual? 

1.Urge una renovación misionera, una conversión pastoral de la parroquia, un cambio de mentalidad, donde se descubra el dinamismo y la creatividad que lleva a ser una iglesia “en salida”, como dice el Papa, con la cooperación de todos los miembros parroquiales. 

2.Esa conversión pastoral debe estar animada por el anuncio de la Palabra de Dios, la vida sacramental y el testimonio de la caridad. 

3.Por tanto, la parroquia debe ser evangelizada y evangelizadora. Toda la vida parroquial debe estar alimentada de la Palabra de Dios y tiene como misión anunciar esa Palabra. Una frase del Papa Francisco ayuda a subrayar lo dicho: “En cualquier forma de evangelización el primado es siempre de Dios, que quiso llamarnos a colaborar con Él e impulsarnos con la fuerza de su Espíritu. La verdadera novedad es la que Dios mismo misteriosamente quiere producir, la que Él inspira, la que Él provoca, la que Él orienta y acompaña de mil maneras. En toda la vida de la Iglesia debe manifestarse siempre que la iniciativa es de Dios, que “Él nos amó primero” (1 Jn 4, 19) y que “es Dios quien hace crecer” (1 Co 3, 7). Esta convicción nos permite conservar la alegría en medio de una tarea tan exigente y desafiante que toma nuestra vida por entero” (EG 12).

El mismo Papa Francisco cita unas palabras del Papa Benedicto, porque apuntan al centro del Evangelio: “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (DCE 1).

4.La parroquia debe estar abierta para promover el diálogo, la solidaridad y la apertura a todos. Se trata de que sea una parroquia cercana, con su testimonio en la fe y en la caridad, especialmente, en atención a los pobres que la parroquia evangeliza y por aquellos que están alejados. 

5.Comprender que el párroco está al servicio de la parroquia, y no al revés, puesto que él es el pastor. La imagen bíblica del pastor perfila el quehacer del sacerdote, y determina su identidad como “ministro”, “guía” y “servidor” del pueblo. De ahí que “sólo al presbítero, después del Obispo, y en virtud del ministerio sacerdotal recibido con la ordenación, se puede atribuir de manera propia y unívoca el término “pastor” (DMVP 28). 

Potenciar la labor que prestan nuestros laicos en las comunidades parroquiales. Como dice la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium del Papa Francisco: “Hoy más que nunca se necesita un dinamismo misionero que lleve sal y luz al mundo” (EG 81); es el momento en el que el laico desde la madurez de su fe, asuma plenamente su condición laical y redescubra la belleza de ser cristiano y la alegría de dar testimonio. La vocación laical no solo implica un cristiano maduro, sino también que esté formado y que su participación no se limite solo a las tareas intraeclesiales, su labor fundamental va mucho más allá, se trata de llevar los valores cristianos al corazón de la sociedad (cf. LG 31). Su misión está en comprometerse en el mundo y desde el mundo: en la cultura, la ciencia, las artes, la economía, la política, los medios de comunicación, el trabajo, la familia, los hijos.

La importancia de la formación espiritual permanente

Por su parte el P. Laureano Barón de la Arquidiócesis de Bogotá invita los párrocos a tener un renovado dinamismo en la pastoral que acerque el evangelio a la comunidad sin miedo a la renovación de estructuras y viendo la realidad con la mirada de Cristo. Además, los sacerdotes deben tener una constante revisión de vida a la luz de la Palabra de Dios la cual ha de ser presentada con audacia y pasión, la constante súplica de la unción del Espíritu Santo es necesaria para que, buscando el rostro de Cristo, especialmente entre los más pobres y excluidos, estos sean atendidos, escuchados y amados. 

Un sacerdote pastor no puede olvidar la llamada permanente a la santidad de vida, haciéndola creíble por el testimonio personal y manifestando sin vacilación su búsqueda que llevará sin duda al encuentro con Cristo en la cultura y en la realidad de la vida.

El centro de toda acción pastoral debe ser la gratitud y aún más reconocer la gratuidad del amor de Dios hacia la humanidad. Y esto será posible solo cuando se apela al Espíritu Santo pidiendo discernimiento y sabiduría, mediante la llamada continua a la oración y a la intimidad con Dios para seguir conociendo, amando y encarnando a Jesucristo en nuestra vida. 

Los nuevos medios

El P. Ricardo Cortés de la diócesis de Zipaquirá invita a formarse y prepararse para habitar los nuevos medios que permiten nuevas formas de evangelización: “Está naciendo una nueva forma de hacer pastoral en el que la prioridad es subir contenido con un énfasis en la evangelización y con una pedagogía agradable que entre en libre competencia con la multitud de ofertas y contenidos que se encuentra en las redes sociales, en donde sabemos que hay muchos riesgos pero también muchos beneficios pues se puede llegar a personas que no frecuentan las parroquias no solo por la cuarentena sino porque no formaba parte de su ámbito cultural”. Esto necesariamente hace saltar las estructuras pastorales conocidas pues “ya no se llega a los fieles de un territorio parroquial sino a todo aquel que es usuario de una aplicación, ya no se tiene un horario específico, sino que el contenido queda disponible para cuando lo quieran ver, escuchar o interactuar con él. Es una pastoral que ya empieza a medirse por la cantidad de seguidores, de los ´me gusta´, de las veces que el contenido es compartido, de quienes lo comentan e incluso atacan lo expuesto en dichos contenidos”. Todo esto nos invita a conocer estas nuevas tecnologías que son brazos que se alargan para llegar a más personas en nuestra tarea de evangelización.


Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Sigue mi blog

Únete a 205 seguidores más

Encuentra nuestros libros recomendados en:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: